Caminando con Jesús Ver más

Suscríbete en el canal de WhatsApp Paulinas Ver más

Encuentra todas nuestras novedades aquí • Ver más

Outlet Paulinas

La Palabra de Dios diaria en:

Devoción a la Virgen del Carmen

Virgen del carmen

Paulinas Colombia |

No cabe duda que al escuchar el nombre de la Virgen del Carmen nuestra memoria evoca una bella experiencia mariana, su imagen es bastante conocida en la mayoría de nuestros hogares. La devoción a la Virgen del Carmen ha acompañado nuestro caminar en la fe, es una advocación muy popular, cuya fiesta se celebra el 16 de julio. Se caracteriza especialmente por las caravanas que realizan los conductores, de manera especial las empresas de transporte público, también los marineros. La devoción a la Virgen del Carmen no es indiferente en nuestra sociedad.

Pero, ¿te has preguntado de dónde nace esta gran devoción?

Origen del nombre

Como su mismo nombre lo dice, la devoción a la Virgen del Carmen está relacionada con la orden carmelita. El Carmelo fue sin duda un monte en donde varios profetas, como Eliseo, rindieron culto a Dios a través de la oración; a los inicios del siglo III y IV muchos hombres cristianos siguieron esta forma de oración, caracterizada por la penitencia y austeridad. A mediados del XII un grupo de devotos decidieron instalarse en ese valle y escogieron como patrona a la Virgen María. Allí construyeron la primera Iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo.

Estos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oración y la pobreza, fueron la cuna de la Orden de los Carmelitas y su devoción a la Virgen permitió que naciera una nueva advocación: Nuestra Señora del Carmen.

El escapulario

La devoción a la Virgen del Carmen hace referencia al escapulario, signo externo de devoción mariana que simboliza la consagración a la Virgen María. El escapulario es un “sacramental”; los sacramentales “son signos sagrados creados según el modelo de los sacramentos, por medio de los cuales se expresan efectos, sobre todo de carácter espiritual, obtenidos por la intercesión de la Iglesia. Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas circunstancias de la vida” (S.C. 60).

 

El origen del escapulario se da propiamente dentro de la orden carmelita; en 1251, la Bienaventurada Virgen María, acompañada de una multitud de ángeles, se apareció a San Simón Stock, superior general de los Carmelitas, con el escapulario de la Orden en sus manos y le dijo: "Tú y todos los carmelitas tendréis el privilegio, que quien muera con él no padecerá el fuego eterno"; es decir, quien muera con él, se salvará (Aciprensa).

Al vestir el escapulario, es muy importante que sepamos apreciar su profundo y rico significado, pertenencia a una Orden, a la del Carmen, con obligación de vivir según su rica espiritualidad y su propio carisma.

El escapulario no es un amuleto mágico para la protección, ni garantía de salvación automática y mucho menos un pretexto para no vivir las exigencias de la vida cristiana.

Sabías qué:

  • La devoción a la Virgen del Carmen está relacionada también con el mundo del mar, los marineros y pescadores la invocan en momentos de dificultad y tormentas, María es invocada como Estrella del mar.
  • También su devoción es muy fuerte entre el gremio de conductores, a la Virgen del Carmen se encomiendan para que los guarde de todos los peligros del tránsito y así mismo, en todas las carreteras de nuestro país encontramos la imagen de la Virgen del Carmen como signo de protección.
  • Una de las imágenes más populares que podemos encontrar de la Virgen del Carmen es en la que Nuestra Señora está rescatando almas del purgatorio a través del escapulario. El arte fue impregnado por fe y la promesa que encierra llevar consigo el escapulario. María intercede ante su Hijo por cada uno de nosotros, ella nos libra del fuego eterno.

Bajo la protección de la Virgen del Carmen nos encomendamos, ella que es Madre y conoce nuestras necesidades interceda por nosotros, bajo su amparo colocamos tantas realidades sociales que vive nuestra humanidad, presentamos a todos los conductores, marineros, cada devoto que invoca su nombre y porta su escapulario, confiemos que “María, hace fácil lo difícil”.

Oración

Virgen Santísima del Carmen, yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo escapulario, que todos estén unidos a ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de tu querida insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santo Padre y de la Iglesia católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores que ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles que gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

Productos recomendados

Escribir un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios se tienen que aprobar antes de que se publiquen.